El contacto con la gente y contemplar la naturaleza es espectacular. Me ha hecho mucho bien.

...

Encontramos un perro solitario e hizo todo el Camino con nosotros. Siempre a nuestro ritmo.

Hice el Camino para buscar la conexión con la gente, conmigo misma, con la naturaleza y con el propio universo. Escuchar las historias de los otros peregrinos es algo muy intenso. Se establece una conexión con todo.

El contacto con la gente y contemplar la naturaleza es espectacular. Me ha hecho mucho bien.

Hace un año nos pasó una historia: encontramos un perro solitario. Creo que era de una aldea porque no estaba habituado a los coches. Pues bien, hizo todo el Camino con nosotros. Siempre a nuestro ritmo. Pero ya llegando a Santiago no podíamos acogerlo, porque era muy complicado el regreso con él. Entonces encontramos una familia que se pudo ocupar de él. Un año después, me han enviado fotos… ¡y el perro está perfectamente!