Después de la flecha amarilla, otra señal identificadora del Camino, en este caso ya histórica, es la vieira o concha, que podemos ver esculpida en multitud de iglesias o monumentos, y en todas las señales de la ruta.

En 1984 emprendió la señalización del Camino de Santiago, con flechas amarillas, desde Francia hasta Compostela