20/oct/2021

Arias dice que las mejoras de la seguridad viaria en 36 puntos del Camino estarán listas para recibir la mayor afluencia de peregrinos prevista en 2022

  • El delegado territorial de Lugo informó a representantes de asociaciones de las rutas xacobeas de la provincia de Lugo sobre la marcha de las obras que está ejecutando la Xunta para reducir la peligrosidad en puntos conflictivos de 13 carreteras lucenses
  • Apuntó que el 55% de las actuaciones se centran en dos vías: la LU-633 en la confluencia con el Camino Francés y la LU-530 en el itinerario Primitivo
  • Las intervenciones son acordes a las necesidades de cada trecho y contemplan medidas como el refuerzo de la señalización, la construcción de sendas, la instalación de barreras y la pavimentación de la ruta con pedra

Lugo, 20 de octubre de 2021

El delegado territorial de la Xunta en Lugo, Javier Arias, se reunió hoy con representantes de asociaciones de los Caminos de Santiago de la provincia de Lugo para informarlos de la marcha de las obras de mejora de la seguridad viaria que está ejecutando la Consellería de Infraestructuras y Movilidad en puntos de la ruta que confluyen con carreteras autonómicas.

Arias incidió en que las 36 actuaciones programadas en 13 carreteras de Lugo estarán listas a finales de este año, para atender la mayor afluencia de peregrinos que se espera en 2022. “Con esta medida contribuimos a reducir la peligrosidad en zonas conflictivas y también mejoramos la estética del Camino en estos tramos, que serán más agradables y cómodos para transitar a pie”, dijo el delegado.

Apuntó que desde el mes de julio se trabaja con intensidad para acometer las obras programadas en los trazados Francés, Primitivo, de Invierno y Norte en su recorrido por 16 municipios de la provincia de Lugo, con una inversión total de 466.800 euros.

Las carreteras LU-633 y LU-530 concentran el 55% de las intervenciones previstas. En la primera se están acondicionando 11 tramos que coinciden con el Camino Francés en Pedrafita do Cebreiro, Triacastela, Samos y Portomarín; mientras que en la segunda se está reduciendo la peligrosidad en 9 puntos que confluyen con la ruta Primitiva en su recorrido por la Fonsagrada, Baleira, Castroverde y Lugo.

Entre las obras más relevantes ya iniciadas o completadas, Arias se refirió a las realizadas en el pq 35+300 de la LU-530 en la Fontaneira (Baleira), con una inversión de 137.500 euros para mejorar la seguridad en un cruce mediante el refuerzo de la señalización, la construcción de una pasarela de madera y la instalación de barreras de seguridad.

Reducir los riesgos en cruces

En cuanto al resto de las actuaciones, la mayoría de ellas en cruces, afectan a dos vías más del recorrido Francés -la LU-637 en Triacastela y la LU-613 en Portomarín-; otras cuatro del Primitivo -la LU-701 y la LU-740 en la Fonsagrada; la LU-232 en Lugo y la LU-231 en Palas de Rei; tres vías del Camino de Invierno, donde se actuará en cuatro puntos de la LU-933 a su paso por Quiroga y en sendos cruces de la LU-652 en la A Pobra do Brollón y de la LU-213 en Chantada; y dos carreteras del Camino Norte: la LU-133 a su paso por Ribadeo y Trabada y la LU-132 en Lourenzá.

Las intervenciones son acordes a las necesidades de cada trecho y contemplan medidas como el refuerzo de la señalización; la construcción de sendas, muros, zanjas transitables y pasarelas; la instalación de barreras y barandas o nuevos encaminamientos y la pavimentación de la ruta con piedra, entre otras.

Por último, Arias se refirió a las diferentes medidas impulsadas por la Xunta para ofrecer a los peregrinos la mejor imagen de Galicia en este Xacobeo 21-22. Así, además de llevar tiempo trabajando en el acondicionamiento, la señalización y el embellecimiento del Camino, se están realizando mejoras en los albergues de la red pública y se puso en marcha el seguro coronavirus, que contribuyó a recuperar la confianza de turistas y peregrinos al ofrecer de manera pionera la tranquilidad de tener cubiertos los gastos sanitarios y de alojamiento ante una infección por covid-19.