17/jun/2021

La Xunta garantiza a seguridad en los albergues de la red pública que abrieron esta semana para atender el aumento de la afluencia de peregrinos

  • El gerente de Turismo de Galicia, Emilio de la Iglesia, explicó hoy en una demostración en uno de los albergues abiertos el protocolo con las medidas anticovid para un uso seguro de estas instalaciones
  • El límite de ocupación en las zonas comunes es del 50% y en las habitaciones del 30%, salvo para las personas que acrediten formar parte de un grupo burbuja
  • El pasado martes entraron en funcionamiento la mitad de los albergues de la red y el 1 de julio quedará activada en su totalidad

Lalín (Pontevedra), 17 de junio de 2021

El protocolo de medidas de prevención ante la covid-19 para el uso de los albergues garantiza a los peregrinos un Camino Seguro, como destacó hoy en el de Bendoiro de Lalín el gerente de Turismo de Galicia, Emilio de la Iglesia. Entre las medidas que deben cumplir la mitad de los albergues de la Red Pública que reabrieron este martes con todas las garantías de seguridad se incluye el límite de ocupación al 50% en las zonas comunes, que se reduce al 30% en las habitaciones, salvo para las personas que declaren por escrito formar parte de un grupo burbuja para compartir cuarto.

Además, las camas están dispuestas con una distancia mínima de 1,5 metros y en las literas se evita el uso de las contiguas y las superiores, mientras que los peregrinos deberán llevar su propio saco de dormir y les aconsejara que empleen la mascarilla por la noche.

La Xunta da respuesta así el aumento de la afluencia de peregrinos en las últimas semanas con más de 300 al día, un dato que se incrementa de manera notable en los fines de semanas. La medida que se relajaban las restricciones de movilidad y se flexibilizaban las restricciones sanitarias ante la covid-19 comenzó a incrementarse la afluencia de peregrinos con más de 11.300 desde abril. Si en el primer trimestre apenas llegaron 268 personas, en el mes de abril se triplicó la cifra hasta 1.000, en mayo se cuadriplicó hasta superar los 4.000 y solo en la primera mitad de junio se registraron más de 6.000.

Por eso, ante la previsión de repunte en los próximos meses coincidiendo con el verano, la época del año con mayor llegada de peregrinos de manera tradicional, se hacía necesario comenzar a abrir los albergues públicos que hasta ahora permanecían cerrados para no hacer competencia a los privados. De este modo, la Xunta comenzó abriendo los albergues de las rutas que tienen menor oferta de alojamientos privados con la apertura de la mitad de establecimientos de la red pública, y con la previsión de la apertura de los demás el 1 de julio, incluido el del Monte do Gozo de Santiago de Compostela.

La reactivación del Camino en las últimas semanas constata que turistas y peregrinos perciben a Galicia como un destino seguro y con un Camino Seguro. En esa línea, la Xunta apoya desde el inicio de la pandemia al sector turístico, entre ellos a los albergues, con la formación de 300 hospitaleros sobre las medidas de prevención ante la covid-19, en la elaboración de guías con los protocolos a seguir y con apoyo también a los albergues privados para adaptar las instalaciones a las normas sanitarias.

Con el objetivo de ofrecer un plus de tranquilidad tanto a turistas como peregrinos, la Xunta ya tiene activo también el seguro coronavirus con el que cubrir los gastos derivados de una infección por covid-19 o de la prolongación de la estancia por cuarentena obligada.