Un verdadero monumento es el Pico Sacro (Boqueixón). Uno de los montes más míticos de Galicia. Su peculiar silueta se eleva bien visible a 533 m de altitud al sureste de la ciudad