Es importante elaborar una planificación por etapas adaptada a nuestras capacidades físicas, que debe servir como un guion flexible que nos permita disfrutar del Camino

Caminar debe convertirse en algo natural, que no implique un castigo o sobresfuerzo corporal; así, de la misma manera que dosificamos la intensidad del ejercicio se dosificarán las paradas para hacerlo más llevadero