Vía de la Plata

La Vía de la Plata une el espíritu sureño de las tierras andaluzas y extremeñas con el finisterre galaico.

Por Laza:

  • Longitud 212,3 Km
  • Dificultad Media

Por Verín:

  • Longitud 254,3 Km
  • Dificultad Media

Por Feces:

  • Longitud 187,2 Km
  • Dificultad Media
Vía de la Plata

Prolonga la calzada romana denominada Vía de la Plata, que unía Emerita Augusta (Mérida) con Asturica Augusta (Astorga). La vía se trazó a comienzos del cristianismo aprovechando caminos más antiguos. Entra en Galicia por A Mezquita y es el camino jacobeo gallego de mayor recorrido. El término “Vía de la Plata” no tiene que ver con la explotación o comercio de este metal precioso, sino que procede del árabe Bal’latta, que es la palabra con la que los musulmanes designaron aquella amplia vía pública empedrada y de sólido trazado por la que se encaminaban al norte cristiano. No obstante, este vial sí se llegó a emplear para el comercio de plata americana llegada a los muelles de Sevilla.

Por esta ruta avanzó Almanzor con su infantería contra Santiago en agosto de 997. Y por ella, al parecer, regresaron siglos más tarde, de Córdoba a Compostela, las campanas de la Catedral que él se había llevado en aquella ocasión, devueltas tras la conquista de Córdoba en 1236. También desde Portugal varios caminos penetraron históricamente en la provincia de Ourense uniéndose luego a los que aquí describimos.

Trazado de la ruta y recursos de interés

la Vía de la Plata recorre por Galicia un patrimonio natural y etnográfico de excepción: la enorme riqueza de la provincia de Ourense, la comarca del Deza y el cauce del río Ulla se presentan ante el caminante llenos de atractivos

En la segunda mitad del s. XIII —después de la toma de Sevilla y Córdoba a los árabes— este itinerario comienza a ser utilizado por los peregrinos de Andalucía y Extremadura. Unos seguían hasta Astorga, enlazando aquí con el Camino Francés; otros tomaban la desviación de Puebla de Sanabria-A Gudiña y desde aquí —bien por Laza o bien a través de Verín— hasta Ourense y Santiago. Y una tercera posibilidad llevaba a los peregrinos por el noreste de Portugal hacia Verín.

Entre los peregrinos más famosos que siguieron la Vía de la Plata destacan don Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, que fue a Santiago en cumplimiento de una promesa, y santo Toribio de Mongrovejo, licenciado en cánones por la Universidad de Santiago en 1568, futuro arzobispo de Lima y canonizado en 1726.

La Vía de la Plata recorre por Galicia un patrimonio natural y etnográfico de excepción: la enorme riqueza de la provincia de Ourense, la comarca del Deza y el cauce del río Ulla se presentan ante el caminante llenos de atractivos.

Finalmente, desde Portugal, fueron varios los caminos del interior en dirección a Santiago que penetraban en la provincia de Ourense, como el que desde Chaves llega a Verín a través de Feces de Abaixo.