El botafumeiro pesa   53 kg y mide 1,50 m. Se mueve desde la cúpula central de la catedral, desde donde cuelga, por un complejo sistema de poleas, hacia las naves laterales